La música en la era del streaming: entre la democratización y la desigualdad

Introducción

En la última década, la forma en la que consumimos música ha cambiado radicalmente. La aparición de plataformas de streaming como Spotify, Apple Music o Deezer ha transformado la manera en que los usuarios acceden y disfrutan de la música. Pero, ¿qué impacto tiene este cambio en la industria musical? En este artículo, exploraremos algunos efectos del streaming en la música, desde la democratización del acceso a la música hasta la desigualdad económica entre los artistas.

La democratización de la música

Una de las principales ventajas del streaming es la democratización del acceso a la música. Antes del advenimiento de plataformas como Spotify, la música era un producto físico y caro. Los discos compactos y los vinilos eran productos costosos que solo los consumidores de clase media y alta podían pagar. Esto significaba que muchas personas no tenían acceso a una gran variedad de música. Gracias al streaming, sin embargo, la música se ha vuelto accesible para personas de todas las edades, géneros y orígenes geográficos. Con solo una cuenta de Spotify o Apple Music, es posible escuchar una amplia variedad de géneros musicales de todo el mundo. La plataforma también ofrece opciones personalizadas y recomendaciones para que los usuarios descubran nueva música. El acceso amplio y generalizado a la música gracias al streaming ha hecho que los usuarios puedan descubrir artistas emergentes y géneros subestimados en un grado que no era posible antes de la era digital.

La desigualdad económica entre los artistas

Sin embargo, el streaming también ha llevado a una mayor desigualdad económica entre los artistas. Muchos músicos luchan para ganarse la vida debido a los efectos de la piratería de música en línea que han reducido el valor de la música grabada. En consecuencia, los ingresos provenientes del streaming a menudo no son suficientes para mantener a un artista. Se ha descubierto que una proporción mínima del dinero pagado por la suscripción a una plataforma de streaming llega a los artistas. En una entrevista con The Guardian, el artista independiente Ed O'Brien explicó que necesitaría que su canción fuera transmitida 250 millones de veces en un mes para poder ganar el salario mínimo en el Reino Unido. Además, las plataformas de streaming también han sido criticadas por su cálculo de los pagos a los artistas. Muchas plataformas pagan a los artistas según el porcentaje de transmisiones que han recibido en comparación con otros artistas. Esto beneficia a los artistas más populares, pero da como resultado que los artistas menos conocidos reciban una cantidad mínima de dinero.

La necesidad de una reforma en la industria musical

La desigualdad económica entre los artistas ha llevado a un llamado a la reforma en la forma en que se realizan los pagos por streaming y la forma en que se calculan los pagos. En 2019, los músicos y artistas pidieron a los legisladores del Reino Unido que realizaran una investigación sobre los pagos por streaming de Spotify y Apple Music y pidieron que se les diera mayor voz en la política de la industria musical. En este sentido, diversas asociaciones de músicos y artistas como la Unión de Músicos y Artistas, el Musicians' Union, se han posicionado a favor de la negociación colectiva de los derechos de los trabajadores. Asimismo, algunos artistas han optado por estrategias de pago más justas, como la elección de servicios de streaming alternativos, como Bandcamp, que ofrece un mejor pago para los músicos o revivir el formato de disco de vinilo, el cual aunque con mayores costos de producción y distribución, establece relaciones más cercanas entre artistas y fans.

La transformación del mundo de la música en streaming y la relación con los fans

Además de la democratización del acceso a la música y la desigualdad económica entre los artistas, el streaming también ha transformado la relación entre los artistas y sus fans. Asistir a conciertos sigue siendo una de las principales formas en que los artistas ganan dinero en la industria de la música, y la mayoría de los ingresos de la venta de discos proviene de los conciertos y las actuaciones en vivo. En este sentido, la pandemia de la COVID-19 ha puesto de relieve la importancia de los conciertos y la relación entre los artistas y sus fans. Con el cierre de salas de conciertos y la cancelación de grandes eventos, los artistas se han visto obligados a acudir a otras formas de mantenerse en contacto con sus fans. Las redes sociales, las plataformas de streaming de video como YouTube y los conciertos en línea en vivo se han convertido en una forma en que los artistas pueden mantenerse en contacto con sus fans. Los artistas también han utilizado estas plataformas para ofrecer actuaciones en línea y generar nuevas fuentes de ingresos.

La importancia de los conciertos en la industria musical

No obstante, la pandemia también ha dejado al descubierto la importancia de los conciertos en la industria musical. Para los artistas, la experiencia en vivo de actuar frente a una audiencia es una parte vital de lo que significa ser músico. No solo les permite compartir su arte y conectarse con su audiencia de manera directa, sino que también es una fuente importante de ingresos. La pandemia ha afectado desproporcionadamente a los artistas y trabajadores de la música. Muchos han perdido sus ingresos debido a la cancelación de conciertos y eventos en vivo. Ha habido llamados a la creación de un fondo de ayuda para la industria musical, que incluiría a los artistas, los trabajadores de la música y las salas de conciertos.

Conclusión

El streaming ha traído importantes cambios a la industria de la música. Por un lado, la democratización del acceso a la música ha permitido a las personas de todo el mundo descubrir nuevos artistas y géneros de música. Sin embargo, la desigualdad económica entre los artistas ha dejado a muchos luchando por ganarse la vida en una industria cada vez más competitiva. Es necesario que se realicen cambios en la política de pagos por streaming y en la forma en que se calculan los pagos para los artistas. Además, la pandemia ha demostrado la importancia de los conciertos para los artistas, no solo en términos de ingresos, sino también en lo que respecta a la conexión con su audiencia. Es evidente que se requiere una reforma en la industria musical para asegurar que los artistas tengan una vida justa y sostenible. Al final, queremos asegurarnos de que los artistas puedan seguir creando música y que los fans puedan seguir disfrutando de ella.